Mi estudio

febrero 1, 2018
Mi pequeño caos organizado, mi rincón creativo está en Reus. Es un espacio en el que me muevo con absoluta libertad, donde se acumulan muchas objetos que quiero.

Tengo unos archivadores de imprenta antiguos con infinidad de cajones. Siempre me han gustado y tienen una capacidad infinita de almacenar objetos de lo más variado. Uno de ellos lo he dejado para clasificar todos los papeles que tarde o temprano formarán parte de alguna obra.

Cuando viajo, me encanta buscar papeles de aguas hechos a mano, de fibras naturales o con diseños especiales a los que no me puedo resistir. Los voy acumulando, no siempre salen a la primera, puede que los tenga durmiendo en el cajón durante mucho tiempo; en otros casos saldrán volando rápido. El papel, tanto nuevo, usado o manipulado, forma parte de mi trabajo.

Desde siempre me ha atraído el collage. He pasado por muchas fases. Tengo una especial atracción por introducir diversos materiales. El papel fue el primero de ellos, más tarde, mi evolución hacia lo más matérico y la tridimensionalidad ha dado paso a nuevos elementos como la madera, el hierro y pequeños tesoros que me proporciona la naturaleza u objetos que encuentro desechados o abandonados en mis paseos.

En el segundo archivador he mantenido las separaciones de madera en las que se clasificaban todos los tipos para la impresión. Ahora hay la diversidad más diminuta.

Todo lo pequeño que quiero mantener ordenado lo tengo aquí. Maquinaria de relojes, personajes y objetos de maquetación para mis montajes y cajas de recuerdos, letras de madera, caracolitas, piedras, arandelas, mosquetones, hilos de acero, remaches, todo el material para encuadernar y dorar lomos… Infinidad de cosas que son fuente de inspiración para mi trabajo. He tenido varios estudios pero en todos ellos he buscado poder tener un espacio para el orden y otro para el caos. Los archivadores, la mesa limpia donde me siento tranquila, mis libros, las prensas para encuadernar, la mesa de dibujo antigua donde tengo obra acabada, forman parte del espacio ORDEN.

La zona CAOS es indómita, la intento mantener a raya; algo imposible. Siempre hay maderas papeles y hierros por el suelo para visualizar las composiciones. El protagonista más querido es el caballete que proviene de la universidad San Carlos de Valencia, donde estudié Bellas Artes y que iban a tirar y sustituir por unos horrorosos y super prácticos de hierro. Por supuesto no me pude resistir y pedir al bedel, que aunque fuera arrastrándolo, me lo quería llevar a casa.

Al utilizar el soporte de madera en ciertas obras, el serrín campa a sus anchas. Limpio y al momento vuelta a empezar. Se acumulan tableros, maderas naturales

rescatadas, palos y palitos, una vela de barco, hierros de lo más diverso, herramientas, botes de pinturas, pinceles tijeras… elementos que parece que tengan vida propia ya que nunca los encuentro en el sitio esperado.

Pero he de reconocer que lo mas importante que tienen que tener estas cuatro paredes es la LUZ.

Soy mediterránea por los cuatro costados. Necesito la luz natural y vibrante del sol.

¡Siempre que queráis seréis bien recibidos en mi estudio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete a mi newsletter

Entérate de todas mis obras y noticias antes que nadie